Icono flecha hacia izquierda Ver todos los artículos

La mejor habilidad: buscar y descartar problemas (o ideas según quien lo diga).

Publicado el:

En nuestro día a día nos solemos topar con varios entornos: finanzas, organización, productividad, marketing digital, ventas, atención, proyectos, gestión y muchos otros más. Al ser emprendedores o empleados multitasking (suele pasar) nos encontramos en fricción con mil áreas al mismo tiempo.

Y todas tienen algo que les falta, y para todas en algún momento se creo una solución.

Para la atención fue el CRM y sistemas de ERP como SAP. Para la gestión fue Tango.

Para los proyectos fue Asana, Trello. Para ventas Pipedrive o CRM enfocados a ese uso.

Y así sucesivamente.

Y lo más importante para mí, en este caso, es que estas soluciones surgieron de personas que vivían el problema.

¿Qué quiere decir esto?

Todos los emprendedores, sobre todo dueños de startups, crearon soluciones en su campo de actividad habitual. Encontrar problemas no se trata de ir por fuera y estar viendo todo lo que falla para simplemente pensar ideas a ejecutar. Se trata de hacer la vida de las personas más simple.

¿Y cuando hay más posibilidades de que esto funcione?

Cuando nos la hacemos más simple a nosotros.

El cerebro humano está configurado para sobrevivir con el menor uso de energía posible, esto se da por la entropía (ahorro de energía). Ante una situación controvertida, el pesimismo siempre aparece primero, ya que es lo más simple para la cabeza.

Es por eso que se han creado miles de ideas sobre el pensamiento positivo, lo que llevo al coaching ontológico a ser una disciplina súper activa en el mundo emprendedor.

Pero este pesimismo no tiene que irse, puede ser útil. Siempre y cuando agregamos una pregunta a nuestros pensamientos, por ejemplo: “Mi perro siempre está alterado ¿qué cosa mínima puedo hacer para cambiar eso?

En “El Ego es el enemigo”, Ryan Holiday comenta en un apartado sobre la ambición exagerada. Entre varias anécdotas del mundo emprendedor, habla de que la ambición puede matar el éxito por simplemente estar buscar lograr cosas demasiado grandes sin antes pensar en las cosas pequeñas. Es una construcción.

Youtube no nació como una revolución de la TV, nació como una plataforma para subir videos divertidos.

Netflix no nació como una revolución del cine, nació como una venganza contra Blockbuster.

Airbnb no nació como una super plataforma de turismo, nació como una forma de pagar el alquiler y que los creadores puedan sobrevivir un tiempo más.

El concepto “Scratch your own itch” es vital para esto, ya que nos indica que nuestros problemas pueden ser los de muchos otros, por eso tenemos que crear soluciones.

Por algo encontrar problemas es la mejor habilidad del mundo. Si mejora tu vida, probablemente mejore la de alguien más.

Por último, me gustaría agregar que Tyler Tringas, el creador de Storymapper bautizó el método “Meat Grinder” para asociar el hecho de cortar carne a filtrar ideas de startups, dejo el link más abajo para quien quiera revisarlo.

Antes de pensar en la próxima idea de negocio revolucionaria que resuelve un problema espectacular, recomiendo hacernos estas preguntas:

  • ¿Puedo hacerlo?
  • ¿Se paga hoy en día por algo similar?
  • ¿Cómo conseguir los primeros clientes?
  • ¿Se puede sostener en el tiempo?
  • ¿Soy la persona ideal para participar de esto?

Todo se reduce a una habilidad clave: descartar. Si somos maestros del descarte, encontraremos la mejor idea de negocio tarde o temprano, sea para resolver problemas nuestros o de muchos otros…

Ejercicio recomendado: Todos los días pensar en las áreas de nuestra vida y en las quejas habituales que existen. En base a eso, simplemente ver que se puede resolver. Si la solución es muy compleja, pasar a otra cosa. Más problemas encontremos, más rapidez y simpleza vamos a tener para buscar como facilitar dichos procesos.

Bibliografía recomendada